Poemas inéditos de la Serie D

1 Aug 2020

 

 

 

Horas atravesadas

 

Vengo de una familia grande (en número)
de ellos viene esta añoranza de lluvias del Caribe (si no de dónde)
de ellos viene esta arrogancia culpable 
y unos brazos abiertos.


Vengo de una familia tórrida (como todas)
con sus trágicas nimiedades 
y sus pequeñas catástrofes.


En esta familia que puede ser cualquiera (incluso la mía)
hay truhanes adorables
y respetuosos insoportables.


Vengo de una familia errante (no feriante pero casi)
Que vive en horas atravesadas: no nos perdimos ni un solo golpe de estado,

control cambiario, guerra civil, cracks de todo tipo, intervenciones bancarias y terremotos.


Vengo de una familia que ha sufrido naufragios (en sentido literal y figurado)
que se ha preocupado por gallinas ponedoras y por el índice bursátil.

Algunos fueron poetas (y no lo sabían)
algunos fueron abogados (y lo sabían)
futbolistas, doctoras, contables, diseñadoras, ferreteros, carreteros y amas de casa siempre. 

De ellos esta ficción grande, tórrida, cualquiera, errante y atravesada.

 

 

 

Te recitaba

 

Puedo decirte que dormías poco.

Cuando lo hacías, en el paseo de la mañana, leía ávido a tu lado.

Recuerdo algún libro de Piglia, Chimamanda,

Eliseo Diego, Rafael Cadenas.

Me veo en La Baronesa o en los Jardines de Cristina,

un lector prófugo cabalgando en tus primeros sueños.

 

Camino a la biblioteca te dormías

y podía consultar tranquilamente el catálogo,

leer en los sillones, alerta.

Siempre estuviste a mi lado. Y recuerdo que éramos felices.

 

Como dormías poco te recitaba.

Leímos clásicos españoles y venezolanos.

Leímos poesía céltica en gallego.

Ni siquiera esto último funcionó.

 

Por último te cantaba. Lo siento.

Esto te vencía por cansancio o por horror.

Pocas cosas puedo decirte hijo.

Una de ellas es que leas,

que leas como si tu hijo fuese a despertar en breve.

 

 

 

Sobre volar

 

— Ayer soñé que volaba — te dije
mientras plantabas los geranios.

 

    — ¿Sobre qué volabas? — me dijiste.
 

    — No lo sé bien — te respondí
mientras hundía mi dedo en la tierra 
haciendo pequeños agujeritos.

 

     — ¿Y a dónde ibas? — me preguntaste
introduciendo las semillas diminutas

en los agujeritos.
 

     — Tampoco sé, solo volaba — te dije
tapando los agujeritos con el mismo dedo.

 

   — Entonces solo volabas — me dijiste.
 

   — Solo volaba — te dije.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
Please reload

© Agosto - octubre 2020

FUIMOS PECES | REVISTA DIGITAL, Año 3, No. 13, Agosto - octubre 2020, es una publicación trimestral editada por Fuimos Peces, calle Melitón Guzmán 103, Col. Virginia Cordero, Xalapa, Veracruz, México. Tel. (228) 8136604, www.fuimospeces.mx, revista@fuimospeces.mx Editor responsable: Virginia Arieta Baizabal. Reserva de Derechos al Uso Exclusivo No. 04-2017-060214264100-203, otorgada por el Instituto Nacional del Derecho de Autor. Responsable de la última actualización de este Número: J. Enrique Sevilla Macip, fecha de última modificación 1 de agosto de 2020.

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon