© Agosto - noviembre 2019

FUIMOS PECES | REVISTA DIGITAL, Año 2, No. 11, Agosto-noviembre 2019, es una publicación trimestral editada por Fuimos Peces, calle Melitón Guzmán 103, Col. Virginia Cordero, Xalapa, Veracruz, México. Tel. (228) 8136604, www.fuimospeces.mx, revista@fuimospeces.mx Editor responsable: Virginia Arieta Baizabal. Reserva de Derechos al Uso Exclusivo No. 04-2017-060214264100-203, otorgada por el Instituto Nacional del Derecho de Autor. Responsable de la última actualización de este Número: J. Enrique Sevilla Macip, fecha de última modificación 9 de agosto de de 2019.

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon

Quiero

 

 

 

 

 

 

Andrew Wyeth, Christina's world (1948).

 

Como quisiera que la luna no alumbrara los caminos que desconciertan tanto al caminarlos,

Que tus manos no acariciaran el último resquicio de cordura que até con un viejo mecate a lo largo de mi cintura

Como quisiera cariño, que tus ojos no imploraran ser alumbrados por mis sonrisas,

Que a tus espaldas no acecharan tantas dudas

Y que mis cabellos no percibieran cuando tu sonrisa flaquea.

 

Pero querer, he dicho, no alumbrará el camino que falta por recorrer

No construirá los puentes necesarios cuando el río crezca y no cese de llover

No hay pues, manera de materializar mis añoranzas

No hay vacíos por llenar y las cuestiones son más bien temores hechos al verse implicada la fe.

 

Y es curioso, mi historia habla tan poco de la fe

No hay cimientos que anclen a mis entrañas a afirmar con certeza aquello que no se ve

Mis entrañas se regocijan entre cordilleras de fe muerta, entre historias a medias,

Que no lograron hacerse menos o más de lo que añoraban ser

Las añoranzas, de acuerdo a mi experiencia, matan

Y es una muerte aniquilante que no busca la vida eterna, que no cree salvarse.

 

Quisiera, que la vida no se me escurriera de entre las manos

O que se detuviera para observarte desde aquí, donde la voz no recorre grandes distancias para llegar hasta tu boca

Donde mis miedos y los tuyos juegan a lo inverso de las escondidas

Y caminan de la mano cuando el alba no alcanza a vislumbrar bien los desniveles del camino

O si bien, el alba intenta cubrir los desniveles de los caminos.

 

He aquí la razón por la cual cuelgo mis brazos de tu cuello, susurrando los temores que vienen después de asomarme a la inmensidad de tus ojos,

Que me piden asomarme acompañada de auroras si ya se ha escondido el sol

Y abrazada de tus sueños si la realidad empaña tus pupilas

Me acerco a los temores y tú ayudas a identificarlos, ayudas a entenderlos.

 

Tus ojos, espejos

Y yo que quiero más de lo que debería querer

Como quisiera devorar tus ojos antes de que se fundan por completo a mi alma

Como quisiera mi amor, que no fuéramos por el mundo con las certezas amordazadas

Que juntos aprendiéramos a liberarlas, a creer en ellas.

 

Las certezas, la fe

No he dejado de negociar con ellas, afianzando mi espacio dentro de este limbo

Queriendo más de lo que debería querer

Como quisiera, mi amor, entregarte el último resquicio de cordura que había atado a mi cintura.

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
Please reload